26 de junio de 2013

ESR, un sello que distingue y compromete

Es muy probable que ya seas parte de la gran mayoría de la población que, sin saber qué es o qué significa, se ha topado con el sello de ESR (Empresa Socialmente Responsable).
Este encuentro pudo ser en tu faceta de consumidor: cuando lo identificaste en la publicidad de la tienda de autoservicio, en el uniforme de quien te cobró, en el ticket, en la etiqueta del producto, en el sobre del estado de cuenta o en la tienda de conveniencia donde pagaste tu tarjeta de crédito.

También es posible que en tu faceta profesional lo hayas encontrado en forma de estatuilla dentro de una vitrina ubicada en la entrada de tu centro de trabajo, o como sello en los pizarrones de tus oficinas, y hasta en la comunicación que te entregan junto con tus recibos de honorarios.
Tu faceta familiar puede impulsarte a comprar tu hogar en esa desarrolladora inmobiliaria que ostenta el sello; a inscribir a tus hijos en una universidad que también lo hace, y a preferir el medicamento que lo muestra en su empaque.
En tu faceta ciudadana es factible que te hayas topado con el sello en la publicidad de camiones, espectaculares, anuncios de televisión y hasta en la puerta de ese baño público en el que tuviste que hacer una parada.
¿No crees que en el fondo es tu faceta espiritual la que te impulsa a preferir alternativas que aseguran ser socialmente responsables, y con ello contribuir a la construcción de un mundo mejor?
Es muy probable que si estás leyendo esta revista, seas parte de la población interesada en la sociedad, ya sea por convicción, por conversión o por influencia de tus hijos, y seas proclive a preferir esas compañías que se presentan como ESR. Si es así, debes saber que este sello:
* No es un certificado.
* No es una auditoría.
* Aunque su nombre lo sugiera, no es absoluto; es decir, no es sinónimo de perfección.
También es importante que sepas para qué sirve.
• Es la licencia que el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) otorga, por un afio, a aquellas empresas que han cumplido en tiempo y forma con los requerimientos de su convocatoria.
• Es un proceso voluntario de autodiagnóstico; es decir, las empresas, de buena fe, generan y presentan sus evidencias para atender la solicitud del CE.\H.FI.
• Paralas compafiías que entienden que no es un asunto estético, funciona como punto de partida en la implementación de una gestión sustentable y responsable.
• Al ser un elemento iconográfico, permite a las empresas demostrar su compromiso con dicha gestión.
• Significa un elemento de “alto riesgo” para aquellas firmas que no cumplan con la expectativa creada.
Si eres uno de esos lectores a los cuales se les ha presentado este sello distintivo en alguna de tus múltiples facetas, no olvides que está en ti premiar o castigar con el poder de tu preferencia.
Fuente: Revista Equilibrio No. 56
Publicada: Abril de 2013

FAMATEAM.RSE

Consultoria integral de RSE y RRPP


Publicar un comentario