20 de junio de 2013

Vivienda Ecológica, un panorama responsable

Una adecuada planeación del sector inmoviliario y de los sistemas urbanos forma parte de las acciones nacionales -e internacionales- de reducción de emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI), debido a que dichos ámbitos consumen cerca de 50% de los recursos energéticos del país.
La demanda de vivienda y la mancha urbana crecen continuamente; de hecho, durante los próximos 30 años se construirán cerca de 40 millones de inmuebles nuevos en México. por lo anterior, resulta fundamental la incorporación de una política integradora que permita un desarrollo equilibrado, que vaya encaminado hacia la sustentabilidad.

Así vale la pena destacar que desde 2009 -y hasta la fecha- en la república se han construido cerca de 600 000 viviendas sustentables, y cada una de éstas ha logrado mitigar entre una y 1.5 toneladas de dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, las cifras mencionadas apenas representan 10% del total de casas construidas en el último año (que asciende a poco más de seis millones).
Por fortuna, ya se han dado pasos importantes en la materia y se han iniciado proyectos de Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables (DUIS); se trata de un concepto de vivienda basado en infraestructura urbana sostenible. Además, integra a la industria del comercio, lo que permite la creación de fuentes de empleo en la región donde opera, mayor movilidad y accesibilidad y prestación de servicios (educación, salud y actividades sociales)
Estos nuevos modelos crean también verdaderas ciudades conectadas entre si; por si fuera poco, garantizan la protección del medio ambiente y promueven el uso racional de los recursos naturales.
Un desarrollo habitacional sustentable es amigable con el entorno -en función de la cantidad de emisiones-, recurre al uso y reúso de agua, y fomenta el tratamiento de residuos sólidos. En conjunto, dichas medidas son detonantes de una mejor calidad de vida y crecimiento en comunidad.
De esta forma, la aplicación de ecotecnologías logra un ahorro promedio -por casa- desde 229 pesos al mes, con un nivel de satisfacción por los beneficios de 95%.
Entre las estrategias que pueden implementarse destacan:
Iluminación:
Focos ahorradores (lámparas fluorescentes compactas)
Equipo de aire acondicionado de alta eficiencia o bajo consumo (de una a 1.5 toneladas).
Refrigerador de alta eficiencia.
Aislamiento térmico en techo y muros.
Recubrimiento reflectivo como acabado final en el techo y los muros
Gas:
Calentador solar de agua plano con respaldo de calentador de gas de paso de rápida recuperación.
Calentador solar de agua de tubos evacuados con respaldo de calentador de gas de paso de rápida recuperación.
Calentador de gas de rápida recuperación o instantaneo.
Agua:
Inodoro ecológico de cinco litros por descarga.
Regadera grado ecológico con dispositivo ahorrador.
Llaves (válvulas) con dispositivo ahorrador en lavabos y cocina.
Válvula reguladora para flujo en tubería de suministro.
Salud:
Filtros purificadores de agua con repuestos.
Suministro de agua purificada.
Poco a poco estas herramientas han sido mejor vistas generando mayor interés en su aplicación, por lo que se han creado programas, políticas públicas e incentivos para su utilización en las viviendas mexicanas.
Fuente: Revista Equilibrio No. 54
Publicada: Febrero de 2013

FAMATEAM.RSE

Consultoria integral de RSE y RRPP

Publicar un comentario