8 de agosto de 2012

Diseño de una Fundación corporativa



I. CRITERIOS CONSTITUTIVOS

Fundacion corporativaLa difusión de la “Responsabilidad social empresaria” ha impulsado a muchas empresas a desarrollar una labor más regular en favor de la comunidad. Esa “vocación social” se lleva a cabo de diversas maneras: desarrollando programas de inversión social, facilitando la ejecución de programas de voluntariado por parte del personal, realizando alianzas de cooperación con organizaciones sociales o sosteniendo proyectos propios dirigidos a la comunidad. Cuando esa tarea se asume como uncompromiso permanente, desarrollando una acción sistemática y progresiva, se dan las condiciones para considerar la creación de una fundación. Una fundación permite encarar la acción social corporativa de un modo más efectivo y, a la vez, expresa, de cara a la sociedad, un testimonio claro del compromiso social de la compañía.
La creación de una fundación es una operación que debe ser adecuadamente planeada. Al contrario de los que se puede creer, las cuestiones legales (designación de autoridades, acta de constitución, estatuto, trámites de inscripción) deben dejarse para el final de un proceso de diseño institucional, de modo que respondan eficazmente al proyecto que se quiere implementar. El diseño de una fundación implica: considerar alternativas, seleccionar las mejores opciones, planificar su puesta en marcha y prever su posterior desarrollo. Para ello es posible usar la experiencia y el know how existente, para eludir tropiezos y evitar errores, de modo de iniciar las operaciones con la mejor preparación y una clara identidad.
Hay fundaciones que tienen una relación directa y estrecha con la empresa, en cuanto a su estructura, sus integrantes y la definición de sus actividades. Otras, en cambio, son un tanto más independientes de la corporación que las ha creado. En cualquier caso, la fundación corporativa debe tener la dinámica de gestión y la eficacia de una empresa. Para ello se necesita: contar con objetivos claros, un staff preparado con funciones específicas, un presupuesto adecuado, un plan de acción relevante y, posteriormente, la medición de los resultados e impactos. Lo distintivo de una fundación así constituida, es la continuidad de sus actividades, la acumulación de experiencia y el aprendizaje que perfecciona su labor.


Las preguntas básicas
Más allá de la selección del objeto y el área de trabajo, las primeras cuestiones a considerar son:
  • ¿Cuál es el objetivo de crear una fundación?
  • ¿Qué perfil de fundación se pretende tener?
  • ¿Qué recursos, humanos y financieros, se está dispuesto a invertir?
  • ¿Tendrá cierta autonomía de gestión o será dependiente de la estructura de la empresa?
  • ¿Su conducción estará exclusivamente en manos de directivos de la empresa o se sumarán especialistas externos?
  • ¿Se buscará personal profesional especializado?
  • ¿Qué tipo de contribuciones y de qué magnitud se desea realizar?
Toda fundación eficiente tiene una misión específica y delimitada. La focalización de su labor repercute directamente en las actividades que realiza, en la especialización de su personal y en el saber que acumula en la temática en la que actúa. Estos logros son generadores de reconocimiento. También, se requiere una estrategia adecuada, valiéndose de enfoques adecuados para trabajar en el área seleccionada y ejecutando acciones socialmente relevantes.
Para producir resultados efectivos, muchas veces, es más importante la continuidad que la magnitud de la ayuda que se considere brindar. Una fundación debe trabajar con una proyección de mediano y largo plazo, con una estrategia de acción gradual y progresiva, previendo una lógica evolución del trabajo fundacional.
La tarea de diseño incluye la definición de las políticas que guiaran el accionar de la fundación y, además, los métodos y procedimientos de trabajo( lo que describimos más adelante). Todas esas definiciones permiten a la fundación, desde el primer momento, mantener clara su identidad (lo que permitirá la articulación con otras áreas y, eventualmente, reorganizar las demás acciones de bien público que la empresa pueda estar realizando de manera dispersa).


Consejo de administración
De acuerdo al perfil de fundación, a su misión y los planes de acción propuestos, deberá integrarse el Consejo de administración con personas idóneas e interesadas, que aporten sus conocimientos (en lugar de llenar las vacantes por mera ocupación de cargos jerárquicos en la empresa). El Consejo de Administración, como máximo órgano de conducción de la fundación, será quien decida qué acciones realizar. Por ello, es interesante considerar conformar un Consejo en el que puedan participar, además de algunos integrantes de la empresa, especialistas externos que jerarquizarán la labor de la fundación.
También podría considerarse la posibilidad algún nivel de participación de un representante de la fundación de la casa matriz (si la hubiera); esto permitiría alinear la Fundación local con la estrategia social global de la compañía y, eventualmente, acceder a su financiamiento para algún proyecto común.


Posicionamiento
Crear una fundación corporativa supone, frente a la sociedad, comprometerse a producir resultados de bien público efectivos, a través de una acción sistemática y constante. La difusión de la labor social de las empresas ha generado una mayor exposición y repercusión de tales iniciativas. Eso plantea un cierto nivel de “exigencia” que demanda dar buenas respuestas. Al crear una fundación, uno debe definir dónde quiere posicionarla, es decir, junto a qué otras fundaciones empresarias desea ser reconocida.
En Argentina, hay un buen número de fundaciones corporativas destacadas que, encaradas procesionalmente, producen numerosas acciones relevantes con un buen nivel de repercusión y reconocimiento por parte de las organizaciones sociales y los medios de comunicación. Frente a esto, a ninguna empresa le puede resultar útil establecer una fundación por debajo de ese standard de calidad.
Una fundación creada sin esa visión profesional, no reportará prestigio ni una buena imagen.
Para que la sociedad pueda reconocer plenamente el carácter de interés público de las acciones sociales de la empresa es fundamental que, por un lado, estén en consonancia con necesidades de la sociedad y, por otro, que tenga claridad sobre el interés, el compromiso y la profesionalidad con que son encaradas.
Cualquiera sea la forma de acción a favor de la comunidad que se encare, solo se conseguirá prestigio para la empresa si se hacen cosas prestigiosas durante un buen tiempo (hacer cosas buenas y hacerlas bien). Esto no se hace de cualquier manera. Lo contrario al proceso de análisis previo y diseño de una actividad, es la improvisación.


II. Definiciones operativas

Más allá de los aspectos legales, la puesta en marcha de una fundación requiere una serie de definiciones relacionadas con el funcionamiento operativo. Como todo proyecto corporativo, debe ser implementado con el mismo rigor y las mismas herramientas que cotidianamente aplica la empresa en todas sus áreas (gestión de calidad; planificación, efectividad, control de resultados, etc.).


Selección de áreas y líneas de trabajo
Consiste en analizar y seleccionar en qué áreas específicas se quiere trabajar para focalizar la atención. Supone definir, por una parte, en qué área temática (educación, salud, desarrollo comunitario, etc.) y con qué tipo de población (urbana, rural; minoridad, juventud, familias, adultos, ancianos; comunidades, instituciones; etc. ). En segundo término, seleccionar el tipo de programas o proyectos a realizar o apoyar.


Misión
Una vez que se define qué se quiere hacer y en qué campo, se puede fijar la Misión (la razón de ser la organización y lo que le da sentido a lo que hace) en un enunciado breve y concreto.


Formulación de políticas
Es el conjunto de precisiones, valoraciones y criterios conceptuales e instrumentales, que la fundación aplicará en su trabajo. Fija, con razonable flexibilidad, entre otras cosas: el campo de actuación, las líneas programáticas, el tipo de acciones y contribuciones a realizar; a qué sectores pretende llegar y cómo; los requisitos y criterios de selección de las iniciativas y sus destinatarios, etc.


Procedimientos
Adicionalmente, es bueno iniciar las operaciones habiendo fijado las normas e instrumentos administrativos y técnicos, necesarios para la tarea institucional (formulario para la presentación de solicitudes, mecanismo de análisis y resolución de las propuestas, convenio de donación, modelos de respuestas, normas de seguimiento y evaluación; etc.).
Es de buena práctica, fijar un plan de acción anual que refleje la orientación del gasto previsto para el año correspondiente y asigne las partidas de fondos correspondientes a cada línea o programa previstos en la política.
También es interesante fijar un cronograma tentativo de gestión para establecer, a comienzos de cada año, un orden de ejecución de los distintos componentes del plan de acción.


Dotación de fondos por parte de la empresa
Un tema importante es definir la forma en que se asignará la dotación de fondos por parte de la empresa a la fundación. Hay diversos modos: un porcentaje fijo de las utilidades; una cifra a definir cada año; un ingreso ligado a un activo determinado, etc. Adicionalmente, se debe contemplar el aporte de los gastos corrientes (sede, equipamiento, etc.).


Evaluación
Es importante introducir el hábito de evaluar regularmente la actividad de la Fundación para saber, no sólo si los recursos invertidos se han utilizado eficazmente, sino también, si el objetivo ha sido bien elegido, si las acciones y las ONGs con las que se trabaja son las adecuadas.


Anexo
CONSTITUCIÓN LEGAL (información básica)

Fundación.
Es una persona jurídica, de carácter privado, que se constituye por medio de un aporte patrimonial y tiene por objeto realizar una labor de bien público, sin propósito de lucro.
Organo de reconocimiento de la personería y contralor.
Inspección General de Justicia (IGJ).
Marco legal general
Ley 19.836 (Ley de Fundaciones) y otras normas de la IGJ.
Regímenes especiales de exenciones fiscales:
Exención al impuesto a las ganancias (debe solicitarse expresamente ante la AFIP / DGI). Para obtenerla y mantenerla la fundación debe destinar sus ganancias a su objeto y no podrá ejercer actividades comerciales y/o industriales)
Instrumento de constitución:
Por escritura pública o instrumento privado certificado por escribano.
Conducción
Consejo de Administración (cargos ad-honorem; mínimo tres integrantes). Reunión mensual obligatoria.
Resoluciones de la empresa
Decisión del Directorio de la empresa -ad referendum de la Asamblea general de accionistas- de crear la fundación, dotarla del capital inicial, designación de sus autoridades y aprobación de sus estatutos. Posterior ratificación de la Asamblea respecto de la decisión anterior del Directorio.
Acta constitutiva
Debe contener: Nombre y datos personales de los fundadores; nombre de la fundación; plazo de la constitución; domicilio; objeto; voluntad de solicitar la personería jurídica; capital inicial (mínimo $ 12.000); expresa reserva de la empresa fundadora de elegir los miembros del consejo de administración y determinar el número de consejeros que integrarán el consejo de administración en cada período; designación del primer consejo de administración y aceptación de los cargos bajo firma de éstos, sus nombres, datos personales y el plazo del mandato; aprobación del Estatuto, del Plan trienal y de las Bases presupuestarias para el cumplimiento del Plan trienal (ambos en instrumentos separado); autorización especial para gestionar la personalidad jurídica de la fundación (para realizar gestiones y diligencias ante la Inspección General de Justicia).
Estatuto
Contiene las reglas de funcionamiento interno y externo de la fundación (denominación, objeto, medios y recurso, autoridades, responsabilidades y funciones de las autoridades, etc.). Normalmente se elabora reglas de carácter amplio y abiertas (especialmente en materia de objeto y actividades) para no quedar sujeto a normas demasiado rígidas.
Plan de actividades trienal
Describe, sintéticamente y de manera general, las actividades que proyecta encarar la fundación en sus primeros tres años.
Base presupuestaria para el plan trienal
Da cuenta de los ingresos y gastos previstos para poder llevar adelante el plan de actividades.
Contabilidad y documentación
Libros de Actas, Inventario y Balance, Libro de caja. El balance se confecciona de acuerdo a normas de exposición contable especiales para las organizaciones sin fines de lucro. Se presenta con el informe del auditor externo.


Preparado por el Dr.: Fernando C. Esnaola - RSE - Fundaciones y programas sociales corporativos - , 24/6/08 


FAMATEAM.RSE
Consultoria integral de RSE y RRPP

Publicar un comentario